Día 161: Arte mortal y pasajero


CABO LEEUWIN

Imagen

Aunque a veces diga que no, aunque jure y perjure que la vida en la isla no me deja tiempo para nada más allá de la búsqueda de alimento, al final la verdad pone en evidencia el tamaño de mi mentira.

Y no hay más que darse una vuelta por Cabo Leeuwin para encontrar, por ejemplo, una de mis esculturas estúpidas. Y no porque sea una belleza o un gran adefesio, sino porque el arte efímero que nadie, salvo el autor, puede ver, se transforma inmediatamente en un sin sentido.

De todas formas sigo y seguiré cultivando plantaciones de piedras, al fin y al cabo, el arte es tan mortal como pasajero.

Anne

Ver la entrada original

EL TESTAMENTO DE DIOS


Nihil obstat Blog

Hace ya mucho tiempo de lo que voy a contar. Tanto tiempo que ya casi no me acuerdo de los detalles. Pero sintiendo ya próxima la hora de mi muerte, no quiero dejar de escribir mi versión, para que dentro de siglos no haya confusiones. O alteraciones del relato para beneficio de alguno o unos pocos.
Sucedió que un día de entre los días, que por aquella época en realidad no eran días, ni tampoco se puede hablar estrictamente de una época, ya que tampoco existía el tiempo, sucedió, decía, antes de todo, digamos en una oportunidad infechable, que estaba yo sentado en medio de la nada, aburrido de tanto no tener nada que hacer, ni ver, ni pensar, ni nada, que se me ocurrió una idea. Ustedes dirán, a la luz de la historia, que quizá fue una idea muy loca, pero por lo menos, mi espíritu salió del…

Ver la entrada original 1.193 palabras más

Los nueve libros que hay que leer antes de morir, según Vargas Llosa


QuéLeer

El Premio Nobel de Literatura peruano Mario Vargas Llosa no sólo es uno de los mejores escritores de nuestro siglo, también es un ávido lector, como debe ser, y recomienda estos nueve obras imprescindibles que leer antes de morir.

1- La señora Dalloway, de Virginia Woolf

“El embellecimiento sistemático de la vida gracias a su refracción en sensibilidades exquisitas, capaces de libar en todos los objetos y en todas las circunstancias la secreta hermosura que encierran, es lo que confiere al mundo de La señora Dalloway su milagrosa originalidad”, explica el Premio Nobel.

2- Lolita, de Vladimir Nabokov

“Humbert Humbert cuenta esta historia con las pausas, suspensos, falsas pistas, ironías y ambigüedades de un narrador consumado en el arte de reavivar a cada momento la curiosidad del lector. Su historia es escandalosa pero no pornográfica, ni siquiera erótica. Una burla incesante de instituciones, profesiones y quehaceres, desde el psicoanálisis

Ver la entrada original 547 palabras más